En el mundo actual, el tema de la ecología está convirtiéndose en uno de los más importantes, por no decir el más importante. A la gravedad de la situación se suman todos los estudios e informes sobre cambio climático, fenómenos atmosféricos inusuales y peligrosos; y otras especies de plantas y animales que desaparecen para siempre.
La ecología nos es muy cercana, por eso hemos ampliado nuestra oferta con ETIQUETAS ECO. Tenemos muchas soluciones interesantes que nos gustaría presentarle e inspirarle:

  1. Una etiqueta reducida es el primer paso para aminorar toneladas de residuos de envases al año y a su vez nos permite generar ahorros. Los papeles y láminas de peso reducido son más finos que sus contrapartes estándar en aproximadamente un 10% – 15%, a pesar reducción del peso base, sus propiedades son similares a las de los materiales estándar.
    La gama de materiales ligeros es bastante amplia:

    • Papeles de transferencia térmica y térmica
    • Láminas de: PP, PE, PET (también con revestimientos reducidos)
    • Láminas de plata

  2. Asegurar la homogeneidad de todo el embalaje, nos permite maximizar la recuperación de los embalajes, así como reducir el impacto en nuestro medio ambiente. La etiqueta siempre forma parte de algún embalaje que tiene un impacto significativo en la reciclabilidad y su curso. En este caso, ofrecemos soluciones como la unión de materiales:
    • Botella PET + etiqueta PET
    • Botella PE / PEHD + etiqueta PE
    • Envases de vidrio – el uso de materiales con el uso de un adhesivo que facilita la separación de la etiqueta / debilitamiento del adhesivo en la etiqueta / adhesivo “enrollador” de la etiqueta a temperatura de lavado

  3. Uso de materiales reciclados. Nos esforzamos continuamente por minimizar nuestro impacto medioambiental reduciendo la cantidad de materiales utilizados en nuestros nuevos productos. Una buena solución puedes ser los materiales que contienen del 30% al 100% de celulosa obtenida del reciclaje de residuos de envases:
    • papeles de fibra reciclada
    • papeles y láminas con fibras recicladas obtenidas de los consumidores (reciclaje posconsumo) – mínimo 30%
    • Lámina de PET al 99% hecha de escamas de PET recuperadas en el proceso de reciclaje de botellas de PET

  4. Materiales renovables, reducen el impacto negativo de los envases en el medio ambiente. Los materiales autoadhesivos basados en materias primas renovables pueden contener hasta un 80% de ingredientes naturales. Las soluciones interesantes en este caso pueden incluir:
    • papeles con residuos orgánicos cítricos y fibras recicladas
    • papeles con residuos de producción de vino y fibras recicladas
    • láminas de materiales forestales, no de combustibles fósiles
    • papel hecho 100% de hierba
    • Láminas de base biológica producidas con un mínimo del 83% de polímeros obtenidos de la caña de azúcar

  5. Materiales con certificación FSC significa que la madera de la que se fabrica el producto proviene únicamente de bosques con certificación FSC. La marca FSC en el embalaje es una información importante sobre el producto, aunque se limita “solo” a obtener materia prima de los árboles. Podemos suponer que la materia prima proviene de una gestión forestal sostenible, donde se cuida el equilibrio y la protección de la naturaleza.